Seamus, estrella del disco Meddle de Pink Floyd


A David Gilmour en 1971, cuando Pink Floyd seguía experimentando con su música psicodélica, se le ocurrió la idea de convertir en cantante a un perro, mascota de uno de sus amigos, el cual tuvo que cuidar por un tiempo y que cada vez que ensayaban comenzaba a aullar y ladrar al ritmo de la música. Debido a esta cualidad de Seamus (nombre de la mascota) y al ingenio de David, logró lo que muchos hubiéramos querido, interpretar una canción con el grupo y quedar inmortalizado en uno de sus discos. La canción la encuentras en el track #5 del disco Meedle que fue titulada con el nombre del perro, Seamus.

Como dato curioso, durante la grabación del video Live at Pompeii el perro Seamus no pudo acompañarlos y para interpretar la canción llevaron a una perra de nombre “Mademoiselle Nobs” y que a su vez dió el nombre de la canción.

Para ver el video de la interpretación de la perra, sigue el siguiente link: